RSS

Archivo de la etiqueta: mercantil

La Responsabilidad de los Administradores Societarios por incumplimiento de los deberes legales generados ante una sociedad con pérdidas

El incumplimiento del deber de instar la disolución cuando la sociedad incurra en las pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto por debajo del capital social, es sancionado por nuestra legislación mercantil con la responsabilidad solidaria de los administradores que, debiendo convocar Junta General que acuerde la disolución o habiendo sido el acuerdo contrario a la misma, no lo haga o no inste la disolución judicial de la sociedad desde el momento en que se tiene conocimiento o debió conocerse la situación de disolución.

Se trata de una responsabilidad cuasi-objetiva que no exige de otro incumplimiento que la inactividad en la convocatoria de la Junta general.

Lee la newsletter completa publicada por Consulting Abogados haciendo clic en la imagen.

Portada from publication

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, 2015 en Derecho Fácil

 

Etiquetas: ,

Convocatoria para la aprobación de las cuentas anuales

Tras la formulación de las cuentas anuales, la Junta General de accionistas / socios debe aprobar las cuentas. Para ello, el órgano de administración debe convocar a la Junta General. Es necesario advertir sobre algunos extremos:

  • La junta general Ordinaria tiene que celebrase dentro de los seis meses desde el cierre del ejercicio social, siempre y cuando los estatutos no hayan establecido un plazo de tiempo diferente.  Aunque podría celebrarse después, pero las cuentas irían fuera de plazo.
  • Sólo puede convocar el órgano de administración.
  • Hay que atenerse a las formas y plazos señalados en la Ley y en los estatutos.
  • Hay que respetar el derecho de informaciónpor lo que se deberá ofrecer a los socios/ accionistas la posibilidad de conocer las cuentas y resto de documentación.

En definitiva, toda Junta General (ordinaria o extraordinaria), debe haber sido convocada en tiempo y en forma, o de lo contrario debe ser universal, lo que exige la asistencia del 100% de los socios y que decidan celebrar la junta con ese orden del día. Para este caso no es necesario ni formas ni plazo alguno de convocatoria.

Ce ConsultingEn relación a la forma de la Convocatoria, debe de tenerse en cuenta que el art. 173 de la LSC establece que la junta general será convocada mediante anuncio publicado en la página web de la sociedad si ésta hubiera sido creada, inscrita y publicada en los términos previstos en su art. 11 bis. Cuando la sociedad no hubiere acordado la creación de su página web o todavía no estuviera ésta debidamente inscrita y publicada, la convocatoria se publicará en el Boletín Oficial del Registro Mercantil y en uno de los diarios de mayor circulación en la provincia en que esté situado el domicilio social. En sustitución de la forma de convocatoria prevista anteriormente, los estatutos podrán establecer que la convocatoria se realice por cualquier procedimiento de comunicación individual y escrita, que asegure la recepción del anuncio por todos los socios en el domicilio designado al efecto o en el que conste en la documentación de la sociedad.

En el caso de socios que residan en el  extranjero, los estatutos podrán prever que sólo serán individualmente convocados si hubieran designado un lugar del territorio nacional para notificaciones. Los estatutos pueden establecer mecanismos adicionales de publicidad a los previstos en la ley e imponer a la sociedad la gestión telemática de un sistema de alerta a los socios de los anuncios de convocatoria insertados en la web de la sociedad.

El anuncio de la convocatoria debe incluir el nombre de la sociedad, la fecha y hora de la reunión, el orden del día, en el que figurarán los asuntos a tratar y el cargo de la persona/s que realice la convocatoria (art. 174 LSC).

Salvo disposición contraria de los estatutos, la junta general se celebrará en el término municipal donde la sociedad tenga su domicilio. Si en la convocatoria no figurase el lugar de celebración, se entenderá que se celebrará en el domicilio social (art. 175 LSC)

Entre la convocatoria y la fecha prevista para la celebración de la reunión debe existir un plazo de, al menos, un mes en las SA y quince días en las SL. En los casos de convocatoria individual a cada socio, el plazo se computa a partir de la fecha en que se hubiere remitido el anuncio al último de ellos (art. 176 LSC).

El anuncio de la convocatoria puede incluir también la fecha de reunión de la junta en segunda convocatoria teniendo en cuenta que entre la primera y segunda convocatoria debe mediar, como mínimo, un plazo de 24 horas (art. 177 LSC).

Como queda dicho, en principio la convocatoria únicamente la puede realizar el órgano de administración. No obstante y como excepción, la junta general también puede ser convocada por el Juez de lo Mercantil correspondiente al lugar del domicilio social en los siguientes casos (art. 169 LSC):

  • A solicitud de cualquier socio cuando la junta general ordinaria no ha sido convocada por el órgano de administración dentro del periodo fijado por la ley o los estatutos.
  • A solicitud de socios que representen un 5% del capital social, cuando previamente hayan solicitado la convocatoria de la junta general extraordinaria al órgano de administración y su solicitud no se atendiera.
  • El juez también puede convocar la Junta a solicitud de cualquier socio o de los administradores que permanezcan en el cargo, cuando se paralice el órgano de administración por faltar el administrador único, por faltar todos los administradores mancomunados, alguno de los solidarios o la mayoría de los miembros del Consejo de administración sin suplentes (art. 171 LSC).

Acceda a través del siguiente enlace a diversos documentos societarios, así como a un extenso catálogo de modelos de contratos y formularios jurídicos, listos para su descarga y edición.

Actas y Certificaciones Societarias

 
Deja un comentario

Publicado por en abril 15, 2014 en Derecho Fácil, Formularios

 

Etiquetas: ,

Régimen de Responsabilidad de los administradores de las Sociedades de Capital

En materia de responsabilidad de los administradores de las Sociedades de Capital, debemos de acudir a la regulación contenida en el Capítulo V (“La responsabilidad de los administradores”), artículos 236 a 241, del Título VII de la Ley de Sociedades de Capital.

Ya no se trata, tal y como se establecía en la Ley de Sociedades Anónimas de 1951, de comprobar si en su actuación, habían incurrido los administradores en situaciones de dolo o culpa grave (a partir de la reforma de 1989 se suprimió el requisito de la culpa grave), en la actualidad lo que se debe de dirimir es si los administradores han actuado o no con una serie de deberes que deben de resultar inherentes al correcto desempeño de sus funciones.  Estos deberes son:

  1. Deber de Diligencia: La norma exige que los administradores actúen con la diligencia de un “ordenado empresario” (art. 225.1 LSC), ello implica que los administradores se informen diligentemente sobre la marcha social, nombren y destituyan a los directivos, supervisen su actividad y adopten decisiones razonables, que no sean contrarias ni a la ley ni a los estatutos.
  2. Deber de lealtad: los administradores deben adoptar las decisiones sociales en interés de la propia sociedad, no en interés de los accionistas que les hayan designado, ni en interés propio (art. 226 LSC). La Ley obliga a los administradores a que comuniquen cualquier situación de conflicto entre su propio interés y el de la sociedad, debiéndose de abstener de intervenir en las decisiones conflictivas.  Igualmente se prohíbe que el administrador revoque su condición de tal para realizar operaciones por cuenta propia o que se aproveche de oportunidades de negocio de las que haya tenido conocimiento a través de la S.A. (articulos. 227 y 228 LSC).
  3. Deber de secreto: los administradores tienen un deber de guardar secreto, con respecto a las informaciones de carácter confidencial que hayan recibido en razón de su cargo, deber que se exige tanto durante la vigencia del cargo, como incluso después del cese (art. 232 LSC)

Imagen

¿Qué consecuencias puede acarrear el incumplimiento de estos deberes?

La Ley de Sociedades de Capital establece que los administradores responden del daño que causen:

  • Frente a la propia sociedad, los accionistas y los acreedores
  • solidariamente entre sí (exceptuando aquellos administradores que se hubieran opuesto al acuerdo lesivo o desconocían su existencia)
  • sin limitación cuantitativa alguna
  • incluso en el caso de que la junta hubiera autorizado o ratificado su actuación (ya que la junta es siempre irresponsable y por lo tanto su autorización o ratificación es irrelevante).

¿Cómo se puede reclamar esta responsabilidad de los administradores?

En cualquiera de los casos, no existe otra vía para reclamar la responsabilidad de los administradores que la judicial, si bien la Ley prevé dos supuestos de reclamaciones:

  1. Acción individual: Cualquier accionista o acreedor de la Sociedad que haya sufrido daños puede iniciar sin más una acción ordinaria de reclamación de responsabilidad para exigir a los administradores que les indemnicen por los daños y perjuicios que les hayan sido causados directamente a ellos (art. 241 LSC).
  • Los accionistas pueden en cualquier momento solicitar la convocatoria de la junta para entablar la acción de responsabilidad. Los accionistas que representen al menos un el 5% del capital social podrán iniciar la acción de responsabilidad cuando los administradores no hubiesen convocado la junta a tal fin, cuando la sociedad no la iniciase dentro del mes siguiente a la fecha en la que se adoptó el correspondiente  acuerdo por la junta o bien cuando éste hubiese sido contrario a exigir la responsabilidad.
  • Los acreedores sociales podrán iniciar la acción social de responsabilidad cuando no haya sido ejercitada por la sociedad o sus accionistas y siempre que el patrimonio social resulte insuficiente para la satisfacción de sus créditos
  1. Acción social: Su razón está en la indemnización a la propia Sociedad por los daños y perjuicios que le puedan haber causado los administradores (art. 238 LSC). La acción social de responsabilidad por la propia sociedad requiere el previo acuerdo de la junta que puede tomarse en cualquier momento sin necesidad de que conste en el orden del día. Los estatutos no pueden establecer mayorías reforzadas para la adopción del acuerdo de iniciar la acción social de responsabilidad.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 9, 2013 en Derecho Fácil

 

Etiquetas:

La Convocatoria para la Aprobación de las Cuentas Anuales

Tras la formulación de las cuentas anuales, la Junta General de accionistas/ socios debe aprobar las cuentas. Para ello, el órgano de administración debe convocar a la Junta General. Para ello, es necesario advertir sobre algunos extremos:

  •     La Junta general Ordinaria tiene que celebrase dentro de los seis meses desde el cierre del ejercicio social. Aunque podría celebrarse después, pero las cuentas irían fuera de plazo.
  •     Sólo puede convocar el órgano de administración.
  •     Hay que atenerse a las formas y plazos señalados en la Ley y en los Estatutos.
  •    Hay que respetar el derecho de información, por lo que se deberá ofrecer a los socios/ accionistas la posibilidad de conocer las cuentas y resto de documentación.

cuentasEn definitiva, toda Junta General (ordinaria o extraordinaria), debe haber sido convocada en tiempo y en forma, o de lo contrario debe ser universal, lo que exige la asistencia del 100% de los socios y que decidan celebrar la junta con ese orden del día. Para este caso no es necesario ni formas ni plazo alguno de convocatoria.

Puede descargarse en este enlace un Modelo tipo de convocatoria a la celebración de una Junta General

 
Deja un comentario

Publicado por en abril 4, 2013 en Derecho Fácil, Formularios

 

Etiquetas: , ,