RSS

Archivo de la etiqueta: Derecho Aragonés

El usufructo vidual del dinero en Aragón

Conforme al vigente Código de Derecho Foral Aragonés aprobado por Decreto Legislativo 1/2011, de 22 de marzo, el matrimonio genera automáticamente un derecho de usufructo de viudedad sobre todos los bienes del cónyuge que primero fallezca

¿Cómo se materializa este derecho al tiempo del fallecimiento?

El usufructo se materializa mediante la adquisición de la posesión de los bienes afectos al usufructo vidual.  Nótese que estamos hablando de adquisición de la posesión, no de la propiedad que ostentan los nudos propietarios, sólo que con el gravamen de tener que respetar la posesión en el usufructuario hasta la extinción del derecho de usufruto.

¿Cuándo se extingue el usufructo vidual?

Se extingue el usufructo de viudedad:

  1. Por muerte del usufructuario.
  2. Por renuncia explícita que conste en escritura pública.
  3. Por nuevo matrimonio o por llevar el cónyuge viudo vida marital estable, salvo pacto de los cónyuges o disposición del premuerto en contrario
  4. Por corromper o abandonar a los hijos.
  5. Por incumplir como usufructuario, con negligencia grave o malicia, las obligaciones inherentes al disfrute de la viudedad, salvo lo dispuesto sobre negligencia en la formalización del inventario.
  6. Por no reclamar su derecho durante los veinte años siguientes a la defunción del otro cónyuge.

Se extingue el usufructo sobre bienes determinados:

  1. Por renuncia expresa, que requiere para su validez escritura pública, a menos que se otorgue en el mismo acto por el que válidamente se enajena el bien.
  2. Por la reunión del usufructo y la nuda propiedad en una misma persona.
  3. Por la pérdida total de la cosa objeto del usufructo.

Cuando el usufructo se extingue, los nudos propietarios adquieren la posesión de los bienes usufructuados

Con estos antecedentes, se plantea una especialidad en relación al usufructo del dinero.  Debemos recordar que derecho de usufructo es el derecho de usar y disponer “salvando la sustancia de la cosa” (salva rerum substantia). Esto, que puede ser fácilmente trasladable a bienes no fungibles (vivienda, coche …), no lo es tanto cuando se habla de bienes fungibles, es decir, bienes que necesariamente para usarlos, hay que consumirlos, como el dinero.

¿Existe en Aragón alguna especialidad en relación al usufructo de dinero?

Bien-fungibleSí que existe y conviene analizarla detenidamente.  Antes de las modificaciones legales operadas en la normativa aragonesa (Ley de Régimen Económico Matrimonial y de Viudedad; Código Civil Aragonés), la Compilación no establecía diferencia alguna para el usufructo vidual, en relación con el tipo de bienes del finado sobre los que quedara establecido, siendo una norma genérica sobre todo tipo de ellos. El artículo 72 de la Compilación aplicaba el usufructo vidual a «todos los bienes del primero que fallezca».

Actualmente si que se establece una regulación específica para dos tipos de bienes (dinero y fondos de inversión).  Centrándonos en el usufructo del dinero  la norma establece que:

 Artículo 299. Usufructo de dinero.

El viudo tendrá derecho a los intereses que produzca el dinero. También podrá disponer de todo o parte del mismo. En este caso el viudo o sus herederos habrán de restituir, al tiempo de extinguirse el usufructo, el valor actualizado del dinero dispuesto.

Es decir, el o la usufructuaria, tiene dos derechos respecto del dinero:

  1. Tiene derecho a la propiedad de los intereses del dinero que se hayan podido producir en las cuentas del difunto desde su fallecimiento
  2. Tiene derecho a disponer de todo el saldo de las cuentas.  Es decir, el cónyuge superviviente tiene poder disponer del dinero sobre el que ostenta el derecho de usufructo.

E igualmente se establece una obligación para con el usufructuario: queda obligado, él o sus herederos, a la restitución del dinero (valor actualizado) del que haya podido disponer cuando se extinga el usufructo

Cómo he mencionado anteriormente, el derecho de usufructo vidual, transfiere a la usufructuaria no la propiedad, sino la posesión de los bienes usufructuados, si bien ésto a efectos prácticos puede llegar a suponer dejar desprotegidos a los nudo propietarios respecto del dinero depositado, ello porque salvo en los supuestos de nuevo matrimonio o vida marital estable, el usufructo en la práctica se exinguirá con el fallecimiento del usufructuario y, en este caso, deberán de ser los herederos del usufructuario quién deban de restituir las cantidades de las que dispuso su madre/padre, con el absurdo de que, salvo en los casos de segundas nupcias, sería los propios herederos los obligados a la restitución del dinero consumido.

¿Existe alguna posibilidad de asegurar la restitución de las cantidades dispuesta por la usufructuaria a los nudo propietarios? 

Cuando estemos ante el supuesto generado por el fallecimiento de un padre/madre casado en segundas aragónnupcias y por ello, el usufructo que se genera lo es a favor de la segunda/o esposa/o, entiendo que la única manera de fiscalizar la actuación del usufructuario es mediante la posibilidad prevista en el art. 285 del Código Civil Aragonés, es decir, obligando al usufructuario a formalizar inventario y a prestar fianza. Esta fianza podría perfectamente asegurar la posición de los nudo propietarios frente a la disposición del dinero por parte de la viuda/o (salvo que la difunta/o hubiera liberado expresamente a su viuda/o de la obligación de formar inventario y prestar fianza).

Artículo 285. Inventario y fianza.

El cónyuge viudo solamente estará obligado a formalizar inventario de los bienes usufructuados y a prestar fianza:

a. Cuando se hubieren establecido por el premuerto tales obligaciones en testamento u otro instrumento público.

b. Cuando lo exijan los nudo propietarios, salvo disposición contraria del premuerto.

c. Cuando, aun mediando tal disposición, lo acuerde el Juez, a instancia del Ministerio Fiscal para salvaguardar el patrimonio hereditario.

Artículo 286. Formalización del inventario.

1. Cuando sea obligatorio formalizar inventario, se practicará con citación de los nudo propietarios de los bienes o sus representantes legales y comprenderá todos los bienes sujetos al usufructo vidual.

2. El plazo para terminarlo será:

a. En el caso de la letra a) del artículo 285, el fijado por el causante y, en su defecto, el de seis meses contados desde el fallecimiento.

b. En el caso de la letra b) del artículo 285, el de cincuenta días, contados desde el oportuno requerimiento fehaciente.

c. Y en el caso de la letra c) del artículo 285, el señalado por el Juez y, en su defecto, el de cincuenta días a contar desde la notificación de la resolución judicial que ordene su práctica.

En todos los casos, mediando justa causa, el cónyuge viudo o cualquiera de los nudo propietarios podrá pedir al Juez y éste acordar la prórroga o reducción del plazo.

3.- El inventario extrajudicial deberá formalizarse en escritura pública.

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 6, 2013 en Derecho Fácil

 

Etiquetas: ,

El Pacto Sucesorio aragonés a Favor de Contratante

A diferencia de lo previsto en el derecho común a través del Código Civil, en Aragón se puede ordenar la sucesión por medio de pactos, a través de los contratos sucesorios.

Artículo 377 / Código del Derecho Foral de Aragón.

Son válidos los pactos que sobre la propia sucesión se convengan en escritura pública, así como los que en relación con dicha sucesión otorguen otras personas en el mismo acto.

Así, mientras que el testamento es siempre revocable, el contrato sucesorio vincula a las partes y sólo puede ser modificado con el acuerdo de todos los contratantes.

Según el Artículo 380 del Código del Derecho Foral de Aragón, los pactos sucesorios pueden ser:

  1. De disposición mortis causa de uno o varios contratantes a favor de otro u otros de ellos.
  2. De institución recíproca.
  3. De disposición mortis causa de los contratantes a favor de tercero o terceros.
  4. De renuncia de uno o varios contratantes a la herencia del otro u otros.

pactoAnalicemos en esta entrada el primero de los pactos permitidos, es decir, el pacto o contrato por el cual uno de los contratantes nombra a otro contratante heredero o legatario de sus bienes o lo que se viene a denominar, “La Institución a Favor de Contratante”

Esta institución de heredero o legatario en pacto sucesorio puede a su vez ser de dos clases:

1ª.- De presente, en la que  el heredero adquiere la propiedad de los bienes en el momento de celebrarse el contrato, es decir, en vida del causante

2ª.-  Institución “para después de los días”, en la que el heredero designado en el contrato sólo adquiere los bienes cuando fallece el causante.

En Aragón, una persona puede celebrar un contrato con otra y designarle heredero universal. Es más, no sólo puede nombrarle heredero sino que puede transmitirle su herencia en vida. Si un padre pacta con uno de sus hijos su institución de presente de heredero universal, en el momento en que el hijo presta su consentimiento en ese pacto, acepta la herencia y adquiere la propiedad de los bienes de su padre. En la institución de presente el instituido hereda, adquiere los bienes, en el mismo momento del contrato, en vida del causante.

pacto sucesorio

¿Que ocurre con los bienes adquiridos por el instituyente tras el pacto sucesorio?: En este caso, salvo que se haya pactado otra cosa, los bienes adquiridos posteriormente al pacto pasarán al instituido, pero dicha transmisión no se dará hasta que el instituyente fallezca

¿Puede el instituyente una vez otorgado el pacto sucesorio para “después de los días”, disponer de los bienes?.  En este caso debe de distinguirse entre las disposiciones onerosas y las gratuitas.  En las primeras, en las onerosas, el instituyente puede libremente disponer de sus bienes, mientras que si lo que desea es efectuar una disposición a título gratuito (donación, herencia o legado), el instituyente necesitará el consentimiento del instituido, salvo las liberalidades usuales o de escaso valor.

Por último y para evitar situaciones en las que se pretenda utilizar esta institución en fraude de acreedores, la norma establece que, en la institución de presente, los acreedores del instituyente por deudas anteriores al pacto sucesorio, tienen preferencia respecto de los acreedores del instituido.

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 4, 2013 en Derecho Fácil

 

Etiquetas: , ,

Carácter consorcial aragonés de bienes adquiridos a partir de la condición de socio de una Cooperativa

Los antecedentes son los siguientes: Previa a la celebración de un matrimonio, uno de los cónyuges entra a formar parte de una cooperativa de viviendas, firma un documento de adhesión a la misma, se estipula un precio y se entrega una cantidad de dinero. En el documento que se firma con la cooperativa se establece expresamente que la cooperativa “se obliga a transferir la propiedad de la vivienda arriba indicada a D ………..una vez se halle finalizada su construcción”.

Tres meses después de firmar este documento, los cónyuges contraen matrimonio, se someten a la legislación foral aragonesa y dos años después, comparecen ante el notario para otorgar la escritura pública de compraventa, acto que realizan en beneficio de la sociedad consorcial.

La discusión se plantea en un procedimiento de liquidación de la sociedad consorcial en la que se discute el carácter consorcial o privativo de éste inmueble. Mi opinión, aún pendiente de resolución en recurso de apelación, es que el bien es consorcial, mientras que la contraparte y el propio Juzgado en Sentencia dictada en primera instancia, considera que el bien es privativo ya que fue adquirido con anterioridad a la celebración del matrimonio por uno de los cónyuges.

Bandera de AragónMis argumentos son los siguientes: El contrato firmado por el esposo y la cooperativa antes del matrimonio es un contrato que obliga a las partes, se estipula un precio, una forma de pago, pero no se transmite la propiedad, no hay tradición, ya que esta se demora conforme a dicho documento, al momento en el que se halle finalizada la construcción. Hasta ese momento, hasta el otorgamiento de la escritura pública de compraventa en el que los ya cónyuges adquieren para su sociedad conyugal, el único titular del inmueble es la Cooperativa.

El derogado art. 37.1º de la Compilación Aragonesa (aplicable por la fecha de adquisición del inmueble) establece que Constituyen el patrimonio común: “Los bienes inmuebles o sitios adquiridos a título oneroso, constante matrimonio, por cualquiera de los cónyuges a costa del caudal común.”, estableciendo por ello “la adquisición onerosa” como negocio jurídico a examinar y ello porque, el art 38 del mismo cuerpo legal, otorga el carácter privativo a los inmuebles “aportados”, es decir, aquellos cuya titularidad dominical ya la ostentaba uno de los cónyuges al contraer matrimonio. Resulta por ello necesario determinar cuál es el negocio jurídico que, en el caso que nos ocupa, trasfiere la propiedad: si el documento privado por el que el esposo pasa a ser socio de la cooperativa, pero no propietario del inmueble, o la escritura pública conforme a la cuál, la Sociedad Cooperativa, transfiere mediante su adjudicación, el inmueble a los cónyuges, quienes literalmente adquieren “con el carácter de común”.

Una cooperativa de viviendas es una sociedad de capital variable y estructura y gestión democráticas que asocian en régimen de libre adhesión y baja voluntaria a un mínimo de socios, que tienen por interés común el de conseguir a través de una actividad empresarial cooperativizada el uso o la propiedad de viviendas y/o locales o instalaciones complementarias de su propiedad para sí y las personas que convivan con ellos.

Este carácter «mediador» de las cooperativas de viviendas introduce algunas peculiaridades en lo que cooperativarespecta a la promoción y transmisión de la propiedad inmobiliaria en relación a los socios cooperativistas que han sido puestas de manifiesto en los trabajos sobre el tema de TRUJILLO DÍAZ. El ingreso del socio en la cooperativa, no es un arrendamiento de obra ni una compraventa de piso futuro (de ahí la inaplicación de la normativa protectora de consumidores a los socios, v. SAP Cádiz 25.7.2005, AC 1647, Madrid, 30.3.2006, AC 1735), sino el resultado de un contrato de tipo asociativo, aunque éste se acompañe de cláusulas de adjudicación provisional por precio aproximado, o de las que facultan la separación del adquirente del proyecto, presentando un sustituto (STS 12.11.1990, RA 8702). El pago de las aportaciones sociales y las cuotas de entrada exigidas no son parte del precio de una compraventa aplazada del art. 1356 CC, sino la forma que tiene el socio de contribuir a la consecución del objeto social.

Si seguimos analizando el contrato de cooperativa y la historia registral de la finca en cuestión, se observa, aparte de los pagos efectuados antes de la adjudicación, que en el momento del otorgamiento de la escritura pública de compraventa, los cónyuges se subrogan en un préstamo hipotecario que hasta aquella fecha estuvo concedido a la Sociedad Cooperativa. Difícilmente podemos entender al esposo como propietario de un inmueble sobre el que existe constituida una garantía hipotecaria que obliga a la Cooperativa, única que tiene la facultad de gravar, disponer, enajenar… ejercer todas las facultades dominicales que le otorga el carácter de propietario.

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 22, 2013 en Derecho Fácil

 

Etiquetas: , ,

Primera Sentencia del 2013 sobre la Custodia Compartida en Aragón

En una anterior entrada hice referencia a la Custodia Compartida en el derecho foral aragonés.  Hoy quiero hacer referencia la primera Sentencia del año 2013 que ha dictado la Audiencia Provincial de Zaragoza sobre esta materia y en la que he intervenido como abogado.  Añado dicha resolución en la que aplica el derecho aragonés y concede al padre el derecho a la custodia compartida que le había sido negado en una primera instancia.

Sentencia

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 16, 2013 en Derecho Fácil

 

Etiquetas: ,