RSS

Archivos Mensuales: enero 2015

La Responsabilidad de los Administradores Societarios por incumplimiento de los deberes legales generados ante una sociedad con pérdidas

El incumplimiento del deber de instar la disolución cuando la sociedad incurra en las pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto por debajo del capital social, es sancionado por nuestra legislación mercantil con la responsabilidad solidaria de los administradores que, debiendo convocar Junta General que acuerde la disolución o habiendo sido el acuerdo contrario a la misma, no lo haga o no inste la disolución judicial de la sociedad desde el momento en que se tiene conocimiento o debió conocerse la situación de disolución.

Se trata de una responsabilidad cuasi-objetiva que no exige de otro incumplimiento que la inactividad en la convocatoria de la Junta general.

Lee la newsletter completa publicada por Consulting Abogados haciendo clic en la imagen.

Portada from publication

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, 2015 en Derecho Fácil

 

Etiquetas: ,

Legitimación Pasiva de los abuelos en orden a la prestación de alimentos a sus nietos

Traigo a este blog una Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 11 de Gijón de fecha 30 de mayo de 2014 que resuelve una reclamación por parte de una madre custodia de su hija menor, a los abuelos, tanto paternos como maternos, de la pensión alimenticia fijada en Sentencia, ello ante una situación de insolvencia del padre obligado al pago de dicha prestación.

Fundamento de Derecho Segundo: “Así, en primer lugar, y por lo que se refiere a la posible falta de legitimación pasiva de los abuelos para la prestación de tales alimentos, al hallarse obligado preferentemente a prestarlos el padre de la menor, tal motivo de oposición necesariamente ha de ser desestimado.

En efecto, es cierto que el artículo 144 C.C. establece un orden de prelación en la prestación de alimentos, al señalar que “la reclamación de alimentos, cuando proceda y sean dos o más los obligados a prestarlos, se hará por el orden siguiente: al cónyuge, a los descendientes de grado más próximo, a los ascendientes también de grado más próximo, y a los hermanos, estando obligados en último lugar los que solo sean uterinos o consanguíneos”; agregando, además, el referido precepto que “entre los descendientes y ascendientes se regulará la gradación por el orden en que sean llamados a la sucesión legítima de la persona que tenga derecho a los alimentos”.

Ahora bien, aun cuando de tal orden de prelación parecería deducirse que, efectivamente, la obligación de prestar alimentos ha de recaer de modo preferente sobre el padre de la menor, ello no obstante, ello ha de cohonestarse con la doctrina retiradamente establecida por el Tribunal Supremo, en el sentido de que la prestación alimenticia puede reclamarse a cualquiera de las personas a las que se refieren los artículos 143 y 144 C.C., previa la justificación de la falta de medios de las personas llamadas por la Ley con anterioridad; ante lo cual, los abuelos, tanto paternos como maternos, se hallan obligados a prestar alimentos a sus nietos, si bien dicha obligación estará siempre supeditada a la carencia de medios por parte de los padres, puesto que, por razones obvias, esta obligación está jerarquizada en función de la proximidad del parentesco (S.T.S. de 13-IV-91, 24-XI-20, e incluso la antigua de 7-IX-1860; y en aplicación de tal doctrina, S.A.P. A Coruña, de 23-I-13; Castellón de 31-VII-12; y Córdoba, de 24-XI-99).”

No obstante lo anterior, sí que matiza la Sentencia de Instancia que la diferente naturaleza jurídica de la obligación de alimentos que incumbe a los padres, “ex at. 93 C.C.”, respecto de la obligación de alimentos entre parientes a que se alude en los artículos 142 y ss. C.C. y que se sustenta en presupuestos tales como la relación conyugal o de parentesco, y que atiende a la necesidad del alimentista y a la disponibilidad pecuniaria por parte del alimentante, teniendo su fundamento en la solidaridad familiar,  supone que en orden a determinar la cuantía de los alimentos, no pueda procederse a la mera sustitución de tal obligación, de manera automática y sin mayores elementos de valoración, por la prestación que se deba imponer a los abuelos. La cuantía de esta prestación debe de atender a un doble criterio:

  • La de los conceptos que hayan de integrar tales alimentos, reflejados en el artículo 142 C.C. como “todo lo indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica”, además de “la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad, y aún después, cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable”;
  • y la relativa a los criterios de proporcionalidad para la fijación de su cuantía, respecto de lo que ha de regir, con carácter principal, el artículo 146 C.C., según el cual “la cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal y medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe”.

En cuanto a los “Gastos Extraordinarios”, también resuelve esta Sentencia que el concepto de gasto extraordinario “es propio de la fijación de una pensión de alimentos paterno-filiales “ex art. 93 C.C.”, pero que ha de quedar fuera del concepto de alimentos legales “ex art. 142 y ss. C.C.”; debiendo, antes al contrario, analizarse en cada caso si tal gasto extraordinario es incardinable dentro de los conceptos del artículo 142 C.C., y si procede su asunción por los obligados a dar alimentos, en función de los criterios expuestos.”

Sentencia-Juzgado-11-Gijón - Pensión Abuelos

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 15, 2015 en Derecho Fácil

 

Etiquetas:

Los números de 2014. ¡Muchísimas Gracias!

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 47.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se  necesitarían alrededor de 17 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

¡Muchas gracias a todos los que habéis hecho posible estos gratificantes números!

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 1, 2015 en Derecho Fácil