RSS

La Publicidad Ilícita o desleal

03 Sep

La publicidad es un elemento fundamental en el desarrollo de un mercado competitivo porque sin publicidad, los consumidores no estarían informados de los diferentes productos que compiten en el mercado.

La publicidad es pues un importantísimo instrumento dentro de un mercado de libre competencia, pero puede ocurrir que en este marco se cometan excesos, derivando este ejercicio de la libre competencia en supuestos de publicidad ilícita o desleal.

Imagen

Encontramos la regulación legal de esta materia en la  Ley General de Publicidad (Ley 30/1988 de 11 de noviembre), norma que ha sufrido diversas modificaciones que la adecuan a las diversas Directivas Europeas aprobadas en esta materia, siendo la más importante de ellas la que se desprende de la Ley 29/2009, de 30 de diciembre  por la que se modifica el régimen legal de la competencia desleal y de la publicidad para la mejora de la protección de los consumidores y usuarios. 

¿Qué es la Publicidad Ilícita?

El art.1 de la Ley General de Publicidad nos enumera diversos supuestos de publicidad ilícita:

  1. La publicidad que atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución.  Se incluyen aquí los anuncios que presenten a las mujeres de forma vejatoria o discriminatoria, ello acorde con la regulación que en nuestro derecho persigue la violencia de género (Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género).
  2. La publicidad dirigida a menores que les incite a la compra de un bien o de un servicio, explotando su inexperiencia o credulidad, o en la que aparezcan persuadiendo de la compra a padres o tutores. Debe en este punto tenerse en cuenta la prohibición de publicidad que induzca a error sobre las características de los productos, sobre su seguridad, sobre la capacidad y aptitudes necesarias en el niño para utilizar los productos sin producir daño para sí o a terceros

  3. La publicidad subliminal. Se define en el art. 4 LGP como aquella que mediante técnicas de producción de estímulos de intensidades fronterizas con los umbrales de los sentidos o análogas, pueda actuar sobre el público destinatario sin ser conscientemente percibida.

  4. La que infrinja lo dispuesto en la normativa que regule la publicidad de determinados productos, bienes, actividades o servicios. Así resulta prohibida la publicidad de bebidas con graduación alcohólica superior a 20 grados por medio de la televisión o la publicidad de bebidas alcohólicas con graduación alcohólica superior a 20 grados en aquellos lugares donde esté prohibida su venta o consumo.

  5. La publicidad engañosa, la publicidad desleal y la publicidad agresiva.  Entenderemos que existe publicidad engañosa cuando de cualquier manera induce o puede inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico, o ser capaz de perjudicar a un competidor.  Dentro de la publicidad engañosa se incluye la llamada “publicidad encubierta”, por ejemplo, aquella en la que mediante una publicidad aparentemente lícita, se incluyen avisos o anuncios que pueden incitar a determinados consumos ilícitos (alcohol, tabaco …)

Imagen

 

¿Qué acciones existen contra la publicidad ilícita?

 

Ante los supuestos de publicidad ilícita, es posible el ejercicio de las siguientes acciones:

– Acción declarativa de la deslealtad de la publicidad en la que se pide al juez que declare la deslealtad del acto publicitario.

– Acción de cesación de la publicidad o de prohibición de la misma. 

– Acción de remoción de los efectos producidos por la publicidad

– Acción de rectificación de las informaciones engañosas, incorrectas o falsas.

– Acción de resarcimiento de daños y perjuicios. En esta acción, el principal problema consiste en la prueba del daño y de la relación causa-efecto entre la publicidad y el daño.

– Acción de enriquecimiento injusto cuando la publicidad lesione un derecho de exclusiva.

Para el ejercicio de estas acciones están legitimados los perjudicados, el Instituto Nacional de Consumo, el Ministerio Fiscal, las Asociaciones de Consumidores y Usuarios.  Adicionalmente y frente a la publicidad ilícita por utilizar de forma discriminatoria o vejatoria la imagen de la mujer, están legitimados:

a) La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

b) El Instituto de la Mujer o su equivalente en el ámbito autonómico.

c) Las asociaciones legalmente constituidas que tengan como objetivo único la defensa de los intereses de la mujer y no incluyan como asociados a personas jurídicas con ánimo de lucro.

d) El Ministerio Fiscal

En relación con la prescripción y por remisión a la Ley de Competencia Desleal (Ley 3/1991, de 10 de enero) su art. 35  establece que las acciones de competencia desleal prescriben por el transcurso de un año desde el momento en que pudieron ejercitarse y el legitimado tuvo conocimiento de la persona que realizó el acto de competencia desleal; y, en cualquier caso, por el transcurso de tres años desde el momento de la finalización de la conducta.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 3, 2013 en Derecho Fácil

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: